La Letra C

Volvemos del verano al post de La Letra de Madera con nuestra letra “CE”. Una letra con historia y con personalidad.

¿Y por qué? Primero porque tiene su nacimiento en Egipto. Sí, en el símbolo egipcio de una honda, del que el alfabeto etrusco tomaría el “gimel” para representar el sonido /k/. Aunque también se habla de su relación con el símbolo fenicio del camello y el parecido de la C a la joroba del animal, lo que sí se sabe es que acabó siendo una adaptación de la letra gamma griega. Sea cual sea su procedencia, hablamos de una letra con historia y que está dentro del reparto principal de nuestro alfabeto.

La letra C. Una letra polivalente, que implica varios sonidos. Si no nos parecía suficiente la diferencia entre su pronunciación ante las distintas vocales, teniendo valor fuerte ante las vocales “a, o, u”, también tiene un sonido de paladar ante su valor suave, en las posiciones "ce" y "ci", que es pronunciada con seseo en lugares como Canarias, el sur de España o América Latina.

Si, la "C". Una de las Vitaminas más esenciales, la velocidad de la luz en física, o la nota musical DO en el lenguaje anglosajón. Es también el símbolo de los grados Celsius y hasta el del copyright.

La tercera letra del abecedario, numerosos nombres propios y palabras que comienzan con ella. Ya hemos hablado de las letras A y B, pero cualquier proyecto tiene que pasar por su "abc". Y porque qué sería de un Café sin ella, o de las Casualidades que dejarían de darse. Qué aburridas podrían ser unas Cañas entonces, ¿verdad? Y qué diríamos sin ella de un buen Concierto.

La semana que viene volvemos con el #abecedariodemadera, para recordaros la importancia de cada letra y contaros alguna curiosidad de ellas. Porque como regalo siempre será un acierto ¡y más si son de madera!

 

 


Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados